¿Qué significa poner el acento de género?

Poner el acento de género significa incorporar prácticas igualitarias que conlleven a nuevas formas de pensar, de comunicar y organizarnos en todos los aspectos que rigen nuestras vidas. Esto implica analizar la posición de las mujeres y las niñas en todo lugar, especialmente en aquellos donde se reproducen y transmiten valores, modelos y pautas de comportamiento, como la escuela y el hogar. Poner el acento de género supone mirar nuestras acciones y roles desde la perspectiva de género.

La violencia, los estereotipos y los distintos tipos de discriminación que tienen su origen en el género son el resultado de un sistema añejo. Acabar con estos problemas empieza por reconocer que todavía hoy existen prácticas discriminatorias, costumbres sociales y manifestaciones culturales que contribuyen a la subordinación de la mujer y que repercuten negativamente sobre la vida de hombres y mujeres. La perspectiva de género te permitirá ver que tanto hombres como mujeres hemos interiorizado y reproducido, muchas veces de manera inconsciente, prácticas discriminatorias como producto del sistema social del que somos parte.

Con la incorporación de la perspectiva de género en los programas educativos se busca identificar estas prácticas para cuestionar y deconstruir los roles y los estereotipos de género con el fin de eliminar las desigualdades entre hombres y mujeres y dar lugar a oportunidades más equitativas y crear espacios más seguros y justos.